RTVE ha aprovechado el cambio de imagen para conseguir el dominio rtve.com mediante un wipo a Pablo Palermo (último titular del dominio) de Perú que lo tenia en parking y a pesar de estar ya a nombre de RTVE sigue en el parking de SMARTNAME.

Anteriormente este dominio estuvo a nombre de Domain Manager y Domain Registrar (posibles datos falsos) que a posterior usaron whois privado, y más anteriormente, estuvo a nombre de un español de canarias Miguel Garcia Quintas, y más atrás todavía lo utilizó la empresa Teletexto Digital S.L. para su web teletexto.com …. En fin, el dominio es de 1999 y parece que nunca perteneció a Radio y Televisión Española, con lo que el titular de CincoDias no llega a ser demasiado acertado por lo que más que recuperar lo que ha conseguido es ganar un caso wipo.

Esta claro que en la mayoría de casos las grandes empresas siempre llevan las de ganar en los wipo ya que tienen mayores recursos ¿No os parece?.

Notica de Cincodias:

La nueva identidad que acaba de estrenar la corporación RTVE ya luce en las pantallas y también en la página web rtve.es. Pero los nuevos logos aún no han llegado a la dirección www.rtve.com, que desde noviembre de 1999 y hasta ahora se ha encontrado en manos de un ciudadano domiciliado en Perú.

El centro de disputas por dominios de internet de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) anunció ayer la transferencia de la dirección de internet www.rtve.com a quien considera su legítimo propietario, la corporación que preside Luis Fernández.

Para tomar la decisión, los árbitros han tenido en cuenta tanto el derecho del propietario de la marca a poseer el dominio en litigio como la falta de derecho y, por tanto, la mala fe de quien registró la dirección sin tener derecho a ello.

La denuncia ante la OMPI para solicitar la devolución del dominio ocupado se produjo el pasado 18 de junio. El centro de arbitraje de este organismo internacional se puso en contacto con la persona que mantenía el dominio en internet, en el que aún ayer aparecía información en inglés relacionada con la venta y el alquiler de pisos, venta de billetes de avión o guías de viaje, entre otros servicios. Ninguna de estas ofertas aparentes, que una vez solicitadas redirigen a otras páginas web, guarda la más mínima relación con la información que sí aparece en la web rtve.es.

El propietario de la dirección no respondió a los requerimientos de la OMPI para que demostrara su derecho sobre ella, mientras que la corporación RTVE aportó todos los registros de las distintas marcas de la corporación. La sociedad española alegó además que la inscripción de una página web que coincida con una marca registrada es una infracción de las normas de propiedad industrial e intelectual y aún más cuando se trata de una enseña renombrada, como es el caso de la corporación de radio y televisión.

Los datos aportados por RTVE, que fue representada en el caso por el bufete español especializado en la materia Elzaburu, han sido tenidos en cuenta por el centro de arbitraje y mediación de la OMPI, que ha resuelto la transferencia de la dirección de internet rtve.com a la sociedad española.

El centro de arbitraje y mediación, con sede en Ginebra (Suiza), fue creado en 1994 para promover la solución de disputas en materia de propiedad intelectual por medio de métodos alternativos (en sus siglas en inglés ADR, Alternative Dispute Resolution) incluyendo arbitraje y mediación en relación con controversias internacionales comerciales entre partes privadas. Además, desde 1999 se encarga de los conflictos por las direcciones de internet.

No siempre a favorNo todas las reclamaciones se fallan a favor de quien las realiza. En España hay ya varios casos de empresas que han tenido que renunciar a su derecho sobre el uso de su nombre en la red. Uno de esos ejemplos es el de la española FCC (fcc.com), que se encuentra en poder de una sociedad de agregación de noticias del sector de telecomunicaciones estadounidense y específicamente relativas a la Federal Communications Commision.

Bimbo o el Santander son otros dos ejemplos en los que los árbitros de la OMPI han fallado en contra de la pretensión sobre algún dominio. Bimbo no consiguió el bimbo.biz. Eso sí, a cambio el propietario, un estadounidense, se ha comprometido a no usar el cibersitio para vender pan o dulces que puedan competir con los de la firma.

Tampoco el Santander ha podido hacerse con los dominios santandercentralhispano.net y santandercentralhispano.org.

Los ‘ciberokupas’ se mantienenA pesar de que el centro de mediación y arbitraje de la OMPI suele dictar la transferencia de los dominios registrados por ciberokupas a los legítimos propietarios de las marcas aún siguen produciéndose muchas controversias. Desde su puesta en marcha en 1999 se han zanjado 13.872 disputas por nombres de dominio. Y a pesar de que los 1.857 casos analizados en 2000 se pasó a 1.100 en 2003, desde ese año el número de conflictos ha vuelto a crecer. En 2007 llegaron hasta la OMPI 2.156 disputas y en lo que llevamos de 2008 ya se han dirimido 1.538. Los ciberokupas se aprovechan de que el sistema de registro de dominios de primer nivel funcione por orden de solicitud y registran nombres de marcas, personalidades y empresas con las que no tienen relación alguna. Muchos ciberokupas han tratado de negociar y vender las direcciones de internet a la compañía o a la persona interesada. Otros lo conservan y se aprovechan de la popularidad de la persona o de la empresa con la que se asocia ese nombre de dominio para atraer clientes a sus propios sitios web.

Fuente: CincoDias